UNEP | DEWA | UNEP.Net | GEO-1 | GEO-2 | GEO-3
GEO: GLOBAL ENVIRONMENT OUTLOOK
 Contact Us | Help | Search GEO:  
Home -> Press Release


El Estado Del Medio Ambiente: Pasado, Presente, ¿Futuro?

Hechos innegables: Alternativas complicadas cuando el PNUMA lanza la Perspectiva del Medio Ambiente Mundial-3

PNUMA 30 años: Medio Ambiente para el Desarrollo: Gente, Planeta, Prosperidad

Londres, 22 de mayo - Más del 70% de la superficie terrestre de la Tierra podría verse afectada por el impacto de carreteras, minería, ciudades y otros desarrollos de infraestructura en los próximos 30 años a menos que se adopten medidas urgentes.

Es probable que América Latina y el Caribe sean las zonas más castigadas, con el 80% de la superficie terrestre afectada, seguidas de cerca por la región de Asia y el Pacífico. Aquí, más del 75% de la superficie terrestre puede verse afectada por el ruido, la alteración del hábitat y otros tipos de daños medioambientales como resultado del rápido y mal planificado desarrollo de las infraestructuras.

Mientras tanto para 2032 más de la mitad de la población mundial podría vivir en áreas con un gran estrés por falta de agua si las fuerzas del mercado son las que dirigen el escenario político, económico y social del planeta.

Es posible que Asia occidental, que incluye áreas como la Península Arábiga, sea la más afectada, y se prevé que para 2032 más del 90% de la población viva en áreas con "graves condiciones de estrés por falta de agua".

Sin embargo la proporción de hambrientos en el mundo parece destinada a disminuir. Con respecto a un futuro escenario el hambre disminuye a tan solo un 2,5% de la población mundial en 2032; conforme a los objetivos de la Declaración del Milenio de las Naciones Unidas.

Una acción concertada en la que participen gobiernos, la industria y ciudadanos individuales también podría reducir de manera significativa la emisión de gases vinculada al recalentamiento global. Los niveles de dióxido de carbono podrían, con la suficiente voluntad pública y privada, empezar a estabilizarse en la atmósfera para 2032.

Estos son sólo algunos de los chocantes datos reflejados en el revolucionario informe Perspectiva del Medio Ambiente Mundial-3 (PMAM-3) del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). El estudio analiza de manera especial las políticas e impactos ambientales de los últimos 30 años. Y luego hace hincapié en cuatro criterios a seguir en las próximas tres décadas (sección 'Posibilidades para el futuro' de la nota de prensa) y compara y contrasta los posibles efectos sobre la gente y el mundo natural.

El informe, compilado por más de 1.000 expertos, muchos de los cuales pertenecen a una red global de centros cooperantes, afirma que el planeta se halla en una encrucijada crucial con respecto a las decisiones que adoptemos hoy y que son fundamentales para los bosques, océanos, ríos, montañas, fauna y flora y otros sistemas de apoyo a la vida sobre los que dependen las generaciones actuales y futuras.

PMAM-3 llega a la conclusión de que ya ha tenido lugar un cambio medioambiental en los últimos 30 años, desde la Conferencia de Estocolmo de 1972 que condujo a la creación del PNUMA.

Se han dado mejoras en áreas como la calidad de ríos y del aire en lugares como América del Norte y Europa. El esfuerzo internacional para reparar la capa de ozono, el escudo protector de la Tierra, reduciendo la producción y consumo de clorofluorocarbonos (CFCs) es otro éxito notable. Pero en general se ha dado una degradación continua en el medio ambiente, sobre todo en grandes zonas del mundo en desarrollo.

La degradación de la calidad medioambiental del planeta Tierra está intensificando la vulnerabilidad de la gente (PMAM-3 Capítulo) ante riesgos naturales como ciclones, inundaciones y sequías, aumentando los riesgos de la inseguridad en los alimentos, refleja el informe.

Los pobres, los enfermos y los marginados, tanto en las sociedades como en los distintos países y regiones, son en especial vulnerables, siendo evidente que es cada vez mayor la brecha que les separa de aquellos capaces de hacer frente a los cada vez mayores niveles de cambio ambiental.

Se calcula que la cantidad de gente afectada por desastres aumentó de una media de 147 millones al año en la década de los 80 a 211 millones al año en la de los 90. Y que las pérdidas financieras mundiales a causa de desastres naturales superaron en 1999 los 100.000 millones de dólares estadounidenses.

El nivel de desastres relacionados con la climatología ha aumentado, y algunos expertos vinculan este hecho al cambio climático debido a las emisiones realizadas por el ser humano. En la década de los 90, el 90% de los fallecidos fueron víctimas de inundaciones, huracanes y sequías.

De hecho, tras todas las evaluaciones y previsiones que destaca el informe se percibe el espectro del recalentamiento global y su potencial para causar estragos sobre las pautas climatológicas en las próximas décadas.

PMAM-3 afirma que la degradación ambiental también la pagan países de otras maneras. India, por ejemplo, está perdiendo anualmente más de 10.000 millones de dólares EE.UU., o el 4,5% de su producto interior bruto (PIB), causando la degradación de la tierra inducida por el hombre por sí sola pérdidas en la productividad de unos 2.400 millones de dólares EE.UU.

La degradación de la calidad ambiental también supone un mayor riesgo para la salud. La polución de los mares por las aguas residuales "ha precipitado una crisis sanitaria de enormes proporciones" dice el informe.

Por ejemplo, se calcula que el consumo de marisco contaminado provoca 2,5 millones de casos de hepatitis infecciosa anualmente, lo que causa 25.000 muertes y el que otras 25.000 personas sufran incapacidad a largo plazo como resultado del daño causado en el hígado.

PMAM-3 concluye observando que una de las principales fuerzas impulsoras ha sido el aumento de la brecha entre las zonas ricas y pobres del planeta. Actualmente una quinta parte de la población mundial disfruta de altos, incluso excesivos según algunos, niveles de riqueza. Globalmente supone casi el 90% del consumo total. En comparación, unos 4.000 millones de personas sobreviven con menos de uno a dos dólares EE.UU. diarios.


Líderes mundiales, capitanes de la industria, usted y yo: La Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible (CMDS)

Klaus Toepfer, Director ejecutivo del PNUMA, dijo en el lanzamiento que tuvo lugar en Londres, Reino Unido: "Tengo que rendir tributo a los científicos y expertos que han hecho posible esta evaluación. PMAM-3, al igual que sus dos predecesoras, es un éxito de colaboración único. El ultimo informe nos obliga a reflexionar aún más al analizar 30 años y considerar cuatro futuros posibles. No podemos saber con certeza lo que nos espera, el futuro es otro país. Pero sabemos lo suficiente para darnos cuenta de en qué medida nuestras acciones, o la falta de ellas, pueden condicionar el medioambiente y a los habitantes de este extraordinario planeta azul para el año 2032".

"PMAM-3 no es ni un documento catastrofista ni una glosa sobre los crueles retos a los que nos enfrentamos. Es la evaluación más autorizada de dónde hemos estado, adónde hemos llegado y adónde es posible que vayamos. Los datos del informe destacan la enorme cantidad de conocimiento acumulado acerca del estado de la Tierra. También destaca los éxitos de los gobiernos, de la industria, del público y de otros en tratar de restaurar y sostener sus dañadas y asediadas aguas dulces, tierras, fauna y flora, océanos y atmósfera, sobre todo en aquellos continentes y países que pueden permitírselo," dijo.

"Ahora contamos con cientos de declaraciones, acuerdos, líneas directrices y tratados de obligatoriedad jurídica diseñados para abordar los problemas ambientales y las amenazas que plantean a la fauna y flora y al bienestar y la salud humanas. Es hora de hallar el coraje político y la financiación innovadora necesarios para llevar a cabo los acuerdos que nos permitan tomar un rumbo más saludable y más próspero para el planeta Tierra. Hace diez años, los gobiernos se reunieron en Río para la Cumbre Mundial. En tan solo tres meses, tenemos la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible (CMDS) en Sudáfrica. Es una cumbre para el desarrollo sostenible, pero también es una cumbre para el medio ambiente. Medio Ambiente para el Desarrollo es el lema del PNUMA, ya que sin el medio ambiente nunca podrá darse el tipo de desarrollo necesario para asegurar un trato justo para esta o las futuras generaciones. Necesitamos adoptar medidas concretas, necesitamos programas concretos y necesitamos una voluntad de hierro por parte de todos. No puede ser responsabilidad sólo de los políticos. Todos somos accionistas en esta empresa. Sólo entonces se harán realidad las promesas hechas en Río," dijo el Sr. Toepfer.



PMAM-3 1972-2002: PASADO Y PRESENTE

Tierra - La principal fuerza impulsora, ejerciendo presión sobre los recursos de la tierra, ha sido el creciente aumento demográfico. Hoy hay 2.220 millones más de bocas que alimentar que en 1972.

En la región de Asia y el Pacífico, el área de tierra de regadío ha aumentado de menos de 125 millones de hectáreas en 1972 a más de 175 millones de hectáreas. El riego excesivo y mal gestionado puede degradar el suelo debido a factores como la salinización (la acumulación de sales). Más del 10% de las tierras regadas del planeta, entre 25 y 30 millones de hectáreas, están clasificadas como severamente degradadas como resultado.

La erosión del suelo es un factor clave en la degradación de la tierra. Unos 2.000 millones de hectáreas de suelo, equivalentes al 15% de la capa de tierra del planeta o a un área mayor que los Estados Unidos y México juntos, están hoy clasificadas como degradadas a causa de la actividad humana.

Alrededor de una sexta parte de esta cantidad, un total de 305 millones de hectáreas de suelo están "intensa o extremadamente degradadas". El suelo extremadamente degradado está tan dañado que no puede recuperarse.

Los principales tipos de degradación del suelo son la erosión debida al agua, 56%; erosión debida al viento, 28%; degradación química, 12% y física o estructural, 4%.

El pastoreo excesivo causa el 35% de la degradación del suelo; la deforestación, 30%; agricultura, 27%; explotación excesiva de la vegetación, 7%; y las actividades industriales, 1%.

Una característica de los últimos 30 años ha sido el aumento de la agricultura urbana. La mayoría de los hogares en Asia sudoriental y las Islas del Pacífico la practican. Alrededor del 30% de los alimentos de la Federación Rusa provienen de un 3% de tierra suburbana. Se calcula que un 65% de la población de Moscú participa en agricultura urbana, cinco veces más que a principios de la década de los 70.

Agua dulce --Alrededor de la mitad de los ríos del mundo están seriamente degradados y contaminados. Alrededor del 60% de los 227 mayores ríos del mundo han sido fragmentados intensa o moderadamente mediante presas y otras obras de ingeniería.

Los beneficios han incluido un aumento en la producción de alimentos e hidroelectricidad. Pero tierras pantanosas y otros ecosistemas han sufrido daños irreversibles y, desde la década de los 50, entre 40 y 80 millones de personas han sido desplazadas.

2.000 millones de personas, alrededor de un tercio de la población mundial, dependen del suministro de agua subterránea. En algunos países, como partes de la India, China, Asia occidental incluyendo la Península Arábiga, la antigua Unión Soviética y los Estados Unidos del oeste, los niveles de agua subterránea están bajando a causa de una extracción excesiva.

El bombeo excesivo puede conducir a que agua salada penetre en áreas costeras. Por ejemplo, en los últimos años la contaminación de agua salada se ha desplazado 10 kilómetros tierra adentro en Madrás, India.

Unos 80 países, que suponen el 40% de la población mundial, sufrían graves restricciones de agua a mediados de la década de los 90.

Alrededor de 1.100 millones de personas siguen sin tener acceso a agua potable segura, y 2.400 millones a una sanidad mejorada principalmente en Asia y África.

Sin embargo, el porcentaje de personas que disponen de un suministro de agua mejorado ha aumentado de 4.100 millones, o el 79%, en 1990 a 4.900 millones, el 82%, en 2000.

Los costes por enfermedades relacionadas con el agua se dividen como sigue: 2.000 millones de personas corren el riesgo de contraer malaria, con 100 millones afectadas en cualquier momento y hasta 2 millones de muertes anuales. Se dan alrededor de 4.000 millones de casos de diarrea y 2,2 millones de muertes al año, lo que equivale a 20 accidentes de Jumbo al día.

Las infecciones por parásitos intestinales afectan al 10% de la población del mundo en desarrollo. Alrededor de 6 millones de personas son ciegas a causa del tracoma, una enfermedad ocular contagiosa. Unos 200 millones están afectadas de esquistomiasis que provoca bilarciasis en los humanos.

Bosques y Biodiversidad --La Organización para la Alimentación y la Agricultura calcula que los bosques, que cubren alrededor de un tercio de la superficie terrestre ó 3.866 millones de hectáreas, se han degradado en un 2,4% desde 1990. Las mayores pérdidas se han dado en África, donde 52,6 millones de hectáreas ó el 0,7% de sus bosques han desaparecido en la pasada década.

La producción mundial de madera de árbol alcanzó los 3.335 millones de metros cúbicos, de los cuales más o menos la mitad fueron destinados a combustible, sobre todo en los países desarrollados.

Los métodos comerciales de explotación forestal son a menudo destructivos. En África occidental, se destruyen alrededor de 2 metros cúbicos de árboles para producir un metro cúbico de troncos.

A finales de 2000, alrededor del 2% de los bosques había sido certificado para gestión forestal sostenible bajo programas como los que opera la Junta de Administración Forestal. La mayoría está en Canadá, Finlandia, Alemania, Noruega, Polonia, Suecia y los Estados Unidos. Se están tramitando más.

Los bosques de manglares, defensa natural del mar, terreno de cría para peces y principal lugar de anidación y descanso para aves migratorias, están amenazados por el efecto que provoca la cosecha excesiva de madera para la construcción y como combustible, y el turismo y los desarrollos en la costa. Hasta un 50% de la reciente destrucción de manglares se ha debido a la tala para criaderos de gambas.

La pérdida y fragmentación de hábitat tales como bosques, tierras pantanosas y manglares han incrementado la presión sobre la fauna y flora del planeta.

Casi un cuarto, ó 1.130 mamíferos y el 12% ó 1.183 aves están consideradas actualmente como mundialmente amenazadas.

La introducción de especies extrañas de una parte del mundo a otra ha surgido en los últimos años como una amenaza importante junto al cambio climático. Las especies extrañas a menudo no tienen depredadores naturales en sus nuevos hábitat y pueden competir con ventaja con las especies nativas en lo que respecta a lugares para la cría y la alimentación.

Se calcula que en 1939, se habían introducido 497 especies marinas y de agua dulce extrañas en entornos acuáticos alrededor del mundo. En el período que va de 1980 a 1998, se calcula que esta cantidad había ascendido a 2.214 especies extrañas.

El área total de áreas protegidas, como parques nacionales, ha aumentado de 2,78 millones de kilómetros cuadrados en 1970 a 12,18 millones de hectáreas en 2000. El número de emplazamientos ha aumentado de 3.392 a 11.496 durante el mismo período. El estudio de 93 áreas protegidas ha desvelado que la mayoría está demostrando tener éxito evitando la roza de terrenos y en menor medida haciendo frente a cuestiones como la presión ejercida por la explotación forestal, la caza, los incendios y el pastoreo.

La moratoria sobre la pesca comercial de ballenas, impuesta desde mediados de la década de los 80, parece haber sido un éxito notable.

Mares y áreas costeras -- En 1994, se calcula que el 37% de la población mundial vivía en un radio de 60 kilómetros de la costa. Este número es mayor que el de la población del planeta en 1950.

A nivel mundial las aguas residuales son la mayor fuente de contaminación por volumen, con descargas en aumento de los países en desarrollo a consecuencia de la rápida urbanización, el crecimiento demográfico y una falta de planificación y financiación para sistemas de alcantarillado y estaciones depuradoras.

El Programa Mundial de Medidas para la Protección del Entorno Marino a partir de Actividades con Base en Tierra del PNUMA se lanzó en 1995 y se revitalizó en 2001. Reducir las descargas de aguas residuales es uno de los objetivos principales.

El impacto económico de la contaminación marina, tal y como se calcula por costes en términos de enfermedad humana y mala salud, podría alcanzar cerca de los 13.000 millones de dólares EE.UU.

Las descargas de aguas residuales, unidas al vertido de fertilizantes desde tierra y a las emisiones de los coches, camiones y otros vehículos, están enriqueciendo los océanos y mares con nutrientes de nitrógeno.

En 1991-1992, los acuicultores en la República de Corea sufrieron pérdidas económicas por valor de 133 millones de dólares EE.UU. como resultado de la floración de algas tóxicas, las llamadas mareas rojas, provocada por nutrientes.

El uso de fertilizantes está aumentando en los países en desarrollo pero se ha estabilizado en los países desarrollados.

Otras amenazas para los océanos incluyen el cambio climático, las fugas de petróleo, la descarga de metales pesados, los Contaminantes Orgánicos Persistentes (siglas POP en inglés) y las basuras. La sedimentación, a consecuencia de los desarrollos en las costas, la agricultura y la deforestación, se ha convertido en una importante amenaza mundial para los arrecifes de coral, sobre todo en el Caribe, el Océano Índico y Asia del sur y sudoriental.

La contaminación marina es un objetivo principal en el Programa Regional de Mares del PNUMA que, con la firma del acuerdo regional de mares del Noreste del Pacífico en marzo de 2002,cubre ahora casi todo el entorno marino del planeta.

Los países adoptaron los"Dirty Dozen"("los doce sucios"),Congreso de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes, a principios de 2001

Justo algo menos de un tercio de las existencias mundiales de peces está ahora clasificada como agotada, explotada en exceso o en vías de recuperación a consecuencia de la pesca excesiva impulsada por subsidios que se calcula que pueden alcanzar hasta 20.000 millones de dólares EE.UU. anualmente.

Atmósfera
--La reducción de la capa de ozono, que protege la vida de los daños de la luz ultravioleta, ha alcanzado ahora niveles récord. En septiembre de 2000, el agujero de ozono sobre la Antártida cubría más de 28 millones de kilómetros cuadrados.

El Protocolo de Montreal fue adoptado en 1987. La producción de los principales clorofluorocarbonos (CFCs), substancias que se descubrió que destruían la capa de ozono, alcanzó su punto máximo en 1988 y ahora está a niveles muy bajos.

Se han entregado más de 1.100 millones de dólares EE.UU. para ayudar a 114 países en desarrollo a eliminar progresivamente substancias que dañen la capa de ozono. En el año 2000 el consumo total de dichos químicos se había reducido en un 85%. Se prevé que la capa de ozono recupere los niveles anteriores a 1980 para mediados del siglo XXI.

Las concentraciones de dióxido de carbono, el principal gas vinculado al recalentamiento global, se sitúan actualmente en 370 partes por millón, o un 30% más que en 1750. Las concentraciones de otros gases de efecto invernadero, como el metano y los halocarbonos, también han aumentado.

Asia y el Pacífico emitían 2.167 millones de toneladas de dióxido de carbono en 1998, seguida de Europa, 1.677 millones de toneladas; América del Norte, 1.614 millones de toneladas; África, 365 millones de toneladas; América Latina y el Caribe, 223 millones de toneladas y Asia occidental, 187 millones de toneladas.

En 1997, los países industrializados adoptaron el Protocolo de Kioto. Según éste, entre 2008 y 2012 debían reducir los gases de efecto invernadero alrededor de un 5% por debajo de los niveles de 1990. Asimismo, el Protocolo dispone de los llamados mecanismos flexibles que les permiten a los países compensar algunas de sus emisiones nacionales mediante acciones en el extranjero. Por ejemplo, el Mecanismo de Desarrollo Limpio les permite plantar árboles o apoyar planes de energía ecológica en países en desarrollo.

La Junta Intergubernamental sobre Cambio Climático calcula que el coste de implementar el Protocolo para los países industrializados se situará entre el 0,1 y el 2% de su Producto Interior Bruto.


2032: ALTERNATIVAS PARA EL FUTURO

Nos hallamos en una encrucijada con el futuro en nuestras manos. Las decisiones que adoptemos hoy y mañana definirán el tipo de medioambiente del que disfrutarán las presentes y futuras generaciones. PMAM-3 en su capítulo Perspectivas destaca cuatro criterios de enfoque que llevan a distintos resultados en los próximos 30 años. Aquí destacamos dos de los escenarios más opuestos: Primero los Mercados y Primero la Sostenibilidad. Uno contempla un futuro impulsado por las fuerzas del mercado; el otro por cambios que tengan una amplia repercusión en los valores y estilos de vida, normativas firmes y cooperación entre todos los sectores de la sociedad.

Tierra
--En 2032 casi un 3% de la superficie de la Tierra ha sido edificada bajo un criterio de futuro que responde al escenario Primero los Mercados. La extensión de ciudades y otras áreas edificadas, superando el 5%, es mayor en la región de Asia y el Pacífico bajo este escenario. Y en Europa es menor, alrededor del 2%. África y Asia occidental también han experimentado un gran incremento. Si bien el porcentaje en sí puede parecer pequeño, el aumento de carreteras, líneas de conducción eléctrica, aeropuertos y otras obras de infraestructura tiene un impacto mucho más amplio en la flora y fauna (ver biodiversidad).

Bajo un escenario de Primero la Sostenibilidad el área de tierra edificable sigue aumentando, pero disminuye un poco en América del Norte y Europa, por debajo del 2%, ya que las políticas llevan a ciudades más compactas y mejor planificadas.

Agua dulce --La cantidad de gente que vive en áreas con grave estrés por falta de agua, tanto en términos absolutos como relativos, aumenta en prácticamente todo el planeta bajo un escenario de-Primero los Mercados. Se calcula que un 55% de la población mundial se ve afectada, con respecto a más del 40% en 2002. La proporción más alta de gente que vive con grave estrés por falta de agua se da en Asia occidental, más del 95%, y Asia y el Pacífico, más del 65%.

En un futuro basado en Primero la Sostenibilidad, la situación de la mayoría de las regiones con estrés por falta de agua se mantiene más o menos constante o incluso mejora ya que una mejor gestión del agua reduce la extracción de agua especialmente para el regadío. En Asia occidental, la población que vive en áreas con grave estrés por falta de agua se mantiene alrededor de un 90%; en los Estados Unidos dicha cifra se reduce en la mitad, siendo alrededor de un quinto de la población, y en Europa disminuye del actual tercio a poco más del 10% en 2032.

Bosques y Biodiversidad --La rápida expansión de infraestructura prevista en el futuro Primero los Mercados es posible que conduzca a una mayor destrucción, fragmentación y alteración de hábitat y fauna y flora. Más del 70% de la tierra podría verse afectada mundialmente; el mayor impacto tendría lugar en América Latina y el Caribe, casi un 85%; y el menor en Asia occidental, justo por encima del 50%.

Bajo un futuro Primero la Sostenibilidad, el impacto causado por la infraestructura sigue aumentando, afectando a alrededor del 55% de la tierra, aunque la situación se está estabilizando en 2032. El impacto en 2032 afecta a algo menos del 60% de la tierra en América Latina y el Caribe y a poco más del 40% en Asia occidental.

Mares y áreas costeras - La carga de nitrógeno, un indicador de una amplia gama de contaminación generada en la tierra, aumenta severamente en América Latina y el Caribe, Asia y el Pacífico y Asia occidental bajo el escenario Primero los Mercados. Si bien el aumento en las aguas de la costas europeas es, en general, menos intenso, la costa Mediterránea se ve especialmente afectada mediante una combinación de crecimiento urbano, depuradoras para el tratamiento de aguas residuales inadecuadas, turismo y un cultivo intensivo de la tierra. Otras áreas de especial preocupación incluyen las desembocaduras de grandes ríos como el Misisipí y el Nilo.

Bajo el escenario Primero la Sostenibilidad, una mejor gestión de las aguas residuales y la escorrentía conduce tan solo a pequeños aumentos de la contaminación costera, excepto en Asia occidental.

Atmósfera --Las emisiones de dióxido de carbono generadas por la quema de combustibles fósiles siguen aumentando, alcanzando alrededor de 16.000 millones de toneladas anuales en 2032 bajo un escenario de Primero los Mercados. En ese mismo año, las concentraciones en la atmósfera superan las 450 partes por millón y van camino de alcanzar las 550 partes por millón, doblando los niveles preindustriales, para 2050.

Bajo un escenario de Primero la Sostenibilidad las emisiones también aumentan, pero los cambios radicales en el comportamiento, unidos a la pujante introducción de tecnologías energéticas más eficaces conducen a reducciones. En 2032, las emisiones mundiales de dióxido de carbono están por debajo de los 8.000 millones de toneladas anuales. Sin embargo, debido a los desfases en el sistema climático, las concentraciones en la atmósfera sólo empiezan a estabilizarse alrededor de 2050.

Para más información, por favor, contacte con:

Nick Nuttall, Jefe de Medios de Comunicación UNEP, en el Tel: 254 2 623084, Móvil: 254 733 632755,
e-mail: nick nuttall@unep.org